7 formas de encontrar el equilibrio entre trabajo y familia

 

Ser madre y llevar una carrera profesional en ascenso no es algo sencillo de manejar. Aun así, cada vez es más común ver a mujeres haciéndolo.

A pesar del progreso en la igualdad de género, las estadísticas demuestran que las mujeres siguen cargando con más responsabilidad familiar y laboral que los hombres. Una encuesta realizada por el Pew Research Center determinó que las madres con hijos menores de 18 años eran tres veces más propensas que los padres a quejarse respecto a la dificultad de avanzar en su vida profesional.

Aún más preocupante para las madres con trabajos a tiempo completo es el sentimiento de culpa que viene al dividir su atención entre trabajo y familia. Habiendo dicho todo esto, el secreto es implementar una estrategia que te permita organizarte y encontrar el balance entre trabajo y maternidad.

Acá, en conjunto con 2×3, te traemos 7 claves que te ayudarán a conseguirlo.

1. Deshazte de la culpa

En vez de culparte constantemente por no pasar tiempo con tus niños, refúgiate en la satisfacción de saber cómo tu trabajo está ayudando a la familia y sus objetivos. Piensa en cómo gracias a ello es posible que puedas inscribirlos en esa escuela de primer nivel o incluso ahorrar dinero para cuando vayan a la universidad.

2. Busca una niñera

Busca una buena niñera con facilidades y aptitudes para brindar amor y cuidado a tus niños. Pregunta entre tus amigos, colegas y familia por niñeras o nanas buenas que conozcan. Define tus necesidades y entrevista a las candidatas más aptas. Ten en mente que los niños pequeños tratarán de hacerte sentir culpable cuando te vayas, es una de sus herramientas. Además, está pendiente de ellos durante todo el día, no sólo cuando te vayas.

3.Deja todo listo la noche anterior

Hacerlo te permitirá hacer la mañana más llevadera y menos atropellada para todos. Antes de acostarte, deja lista la ropa de los niños y la tuya, empaca sus loncheras y ocúpate de que todos se bañen. También planifica qué harás de desayuno.

4. Relaciónate más

Una vez te casas y tienes hijos, es fácil ocupar todo tu tiempo entre deberes familiares y trabajo, así que difícilmente tendrás tiempo para relacionarte. Llevar a la familia y desempeñarte laboralmente puede ser muy demandante.

La parte buena es que mantenerte en contacto se ha vuelto más sencillo en esta era digital. Ahora es fácil y rápido conectar con tus colegas y amigos a través de redes sociales, correo electrónico o aplicaciones de mensajería instantánea.

Podrías incluso crear un blog donde expreses tus pensamientos, demuestres tus habilidades y llegues a otros profesionales de tu rubro. Actualmente cada vez hay más y más personas creando sus propios blogs y estableciendo su marca personal.

5.Cultiva y demuestra confianza

Puede que no sea muy evidente, pero muchas personas sufren de falta de confianza. Esto no es algo sólo de mujeres, también afecta a muchos hombres. Conseguir el balance entre tu trabajo y tu vida es vital para sentir que todo está controlado. Si no puedes controlar esto, es difícil que puedas sentirte confiada.

Una forma de cultivar la confianza y expresarla es crear un portafolio de trabajo donde puedas archivar tus logros. Ello impulsará tu confianza inmediatamente y te ayudará a ver cuánto has logrado.

También deberías hacer del aprendizaje algo continuo y común. Esto te ayudará a manejar mejor diversas situaciones.

6. Conéctate con tus niños durante el día

Puedes cerrar cualquier brecha que se genere con tu ausencia a través del contacto telefónico. Si tus niños son muy pequeños, podrías grabar tu voz cantando o hablando, incluso leyendo su cuento favorito. Si son niños más grandes, podrías hacer llamadas por Facetime, por ejemplo.

7.Organiza tiempo de calidad en familia

Las salidas especiales los fines de semana son una buena forma de compensar tu ausencia y generar armonía y unión. Puedes organizar picnics en la playa, almuerzos en su restaurante favorito, una noche de juegos de mesa o salidas familiares al cine.

Recuerda mantener las conversaciones en un tono que interese a los niños y abordando temas que les interesen, como sus tareas y actividades adicionales. Ellos necesitan saber cuánto los valoras y quieren ser parte de tu tiempo. Así que intenta no frustrarte y, por favor, no lleves trabajo a casa a menos de que sea estrictamente necesario.