Cómo afecta la tecnología en la relación de padre e hijo

Por: Mary Leyva

El mundo ha cambiando a una velocidad rápida, en donde la forma de vida de las personas también evoluciona; uno de los grandes avances es el descubrimiento de la tecnología, en el momento en que apareció el mundo no es el mismo.

Hoy en día la relación de humanos y tecnología es muy grande que hace poco se publicó una noticia sobre niños que aún no aprenden a articular sus primeras palabras pero ya tienen cierta destreza para usar dispositivos móviles. Ante a esta situación, podremos analizar la postura que toman los padres con estas nuevas tendencias.

Los padres actuales se enfrentan a un desafío que sus antepasados no tuvieron: la relación de sus hijos con la tecnología. Una encuesta realizada por el Instituto para la Seguridad Familiar Online (FOSI, por sus siglas en inglés), plantea que 78% de los padres encuestados considera que la tecnología tendrá un impacto positivo en la vida de sus hijos.

Pero a pesar de eso, la mayoría aún no sabe cómo limitar o controlar el acceso de los niños a los dispositivos y a los contenidos también existe la otra cara del asunto y es que tanta tecnología en nosotros conlleva a un sedentarismo continuo y, para los niños, un déficit en las relaciones sociales porque pasan más tiempo en sus habitaciones viendo la televisión, conectados a Internet y jugando en la computadora porque que hay preferencia en estar cerca de estos dispositivos que  entablar una conversación con los padres.

Sin embargo, hay un aspecto que no se ha considerado del todo, los papás  han generado una adicción por la tecnología: computadora, Internet, teléfono móvil, y demás artefactos han entrado radicalmente a la vida de los adultos, en especial a la de los padres. Y esto conlleva a tener un acompañamiento simple en donde solo están físicamente uno con el otro.

Un estudio publicado por la revista científica Desarrollo Infantil ha analizado la forma en que el uso de la tecnología por parte de los padres afecta al comportamiento de sus hijos.

Antes los padres solo se preocupaban por: ¿Cuánta televisión deben mirar los niños?¿Qué tipo de programa televisivo era aceptable para ver en familia durante la cena? ¿Estaba bien acostar pronto a los niños porque  empezaba el programa favorito de los padres?. Y ahora las reglas han cambiado gracias al fácil acceso del internet.

Así que lo más sano para vivir con la tecnología es inculcar a los hijos el buen uso del Internet estableciendo reglas para una mejor armonía y entendimiento. Los hijos se guían por los ejemplos por lo que es valioso como padre  seguir estas reglas para que la convivencia sea más cercana.