¿Cómo hacer un uso seguro y responsable de tu smartphone?

¿Qué es la ciberseguridad?

Según los profesionales en seguridad de ISACA (Information Systems Audit and Control Association) la ciberseguridad se define como una capa de protección para los archivos de información, a partir de ella, se trabaja para evitar todo tipo de amenazas, las cuales ponen en riesgo la información que es procesada, transportada y almacenada en cualquier dispositivo.

La ciberseguridad trata de trabajar en robustos sistemas que sean capaces de actuar antes, durante y después, no sirve solo para prevenir, sino también dar confianza a los clientes y al mercado, pudiendo así reducir el riesgo de exposición del usuario y de los sistemas.

¿Cuáles son las amenazas más comunes?

A pesar de que los ataques informáticos están a la orden del día y se van renovando de una forma continua, podemos decir que existen varias amenazas que son comunes y habituales. Nos estamos refiriendo a la ciberguerra, el ciberterrorismo y el cibercrimen, siendo este último al que más afecta al usuario . ¿En qué consiste cada una de estas amenazas?

  • Ciberguerra: Se trata de un ataque cuya finalidad por norma general es política. En este contexto, los ciberdelincuentes intentan recopilar el mayor número de información posible y datos relevantes que puedan comprometer, en un futuro, a un partido político o un gobierno.
  • Ciberterrorismo: Es otra forma de amenaza común, pero en esta ocasión aunque también se intenta recopilar el máximo de información, la finalidad es diferente, puesto que el objetivo es crear un ambiente de terror entre los ciudadanos.
  • Cibercrimen: El cibercrimen es una de las amenazas más comunes y la que más se suele producir en todo tipo de países. A través de ella, los hackers acceden a sistemas informáticos protegidos e intentan obtener ganancias financieras. También se realiza a nivel de usuario, tomando el control de dispositivos concretos y solicitando cantidades económicas a cambio de su liberación entre otras posibilidades.

Fases de la ciberseguridad

Protegerse ante los peligros de la era actual implica llevar a cabo procesos de ciberseguridad que se sustenten sobre su efectividad y para hacerlo, hay que conocer las fases en las que aplicarlos.

  • Prevención: El primer paso siempre es la prevención, lo que reducirá en gran medida el margen de riesgo. Por ello, hay que actuar de forma temprana e informarnos de todo lo que puede ocurrirle a nuestro sistema. Determinar las posibles amenazas y cuáles serán las medidas de prevención y reacción en caso de vernos afectados por una de ellas, nos permitirá estar más preparados.
  • Localización: Después de prevenir, en el caso de haber sufrido algún tipo de problema, habrá que localizar dónde radica el problema. Para ello la mejor herramienta es disponer de un antivirus potente que nos ayude a detectar el ataque en tiempo real y concentrarnos en él de inmediato. Localizar el ataque o la infección no es tan fácil como pueda parecer, dado que los hackers son conscientes del uso de los antivirus y lo que hacen es trabajar de manera que sus ataques puedan pasar desapercibidos.

 

  • Reacción: Una vez que hemos localizado la amenaza, tendremos que dar una respuesta técnica sobre la misma y para ello lo ideal es seguir cinco pasos. Comenzaremos desconectando los equipos de la red y seguidamente instalaremos un antivirus que pueda satisfacer las necesidades o actualizaremos el que ya teníamos. Después, llevaremos a cabo un análisis sobre el sistema y haremos cambios en todas las contraseñas. Para terminar, será crucial realizar una limpieza a fondo del sistema para comprobar que ya no existe ningún tipo de peligro. En el caso de que nos hayan robado datos o información confidencial, también deberemos proceder de la manera pertinente para comunicarlo a los usuarios afectados y elevar lo ocurrido a una situación de delito informático.

¿Cómo hacer un uso seguro y responsable de tu smartphone?

Datos personales, fotografías, accesos a la banca online, etc. En nuestros smartphones y tabletas almacenamos todo tipo de información sensible. Dispositivos que están conectados las 24 horas del día, por lo que también están expuestos cada minuto a los riesgos que entraña la red. Por eso, la seguridad móvil debería ser una prioridad para todos los que usamos cada día uno de estos dispositivos móviles, por ello te damos estos 10 consejos de ciberseguridad para los smartphones y otros dispositivos móviles.

  1. Tener un antivirus: Es vital tener instalado un antivirus, frecuentemente actualizado en todos los dispositivos móviles que se cuente.
  2. Las contraseñas: son un muro de seguridad para evitar intrusos, pero también pueden convertirse en una brecha por las que se cuelen. Por eso debes evitar las contraseñas  fáciles de recordar y poner la misma contraseña en todo; por tanto, es conveniente usar siempre contraseñas difíciles de adivinar, que combinen letras, números y símbolos, además de tener una contraseña para cada sitio y cambiarla de forma periódica, aunque sea más incómodo. Puede venir bien guardarla en un gestor de contraseñas.
  3. No confiar: Se debe tener sumo cuidado con los correos electrónicos, mensajes de texto o mensajes de whatsapp provenientes de desconocidos que podrían llegarle con la intención de instalar un virus o de robar información de su smartphone o tablet. Lo ideal es eliminarlos.
  4. No instalar software: Evitar descargar aplicaciones o software que se ofrezca de manera gratuita o de aquellos provenientes de avisos publicitarios. Muchos de ellos pueden extraer información personal o efectuar cobros indebidos a su cuenta.
  5. Tener un firewall: Este tipo de soluciones permiten bloquear los accesos no autorizados, evitando así el consumo de datos no deseados y cualquier intrusión. Por lo general, las computadoras lo llevan incorporado, solo es cuestión de mantenerlo activado.
  6. No informar: No se debe compartir información personal a través de las redes sociales ya que podría ser utilizado para un ataque directo.
  7. Copias de Seguridad: Periódicamente se tiene que realizar copias de seguridad de la información de su dispositivo. De esta manera, sus archivos como fotos y documentos no se perderán en caso sea hackeado.
  8. Contraseñas: Bajo ninguna razón se debe guardar en los dispositivos los números y menos contraseñas de tarjetas de crédito, credenciales de correo o alguna otra información sensible.
  9. Sitios web: Sólo acceda a sitios web que usted conozca y confíe. Por esto, guarde en sus favoritos los sitios web en los que confíe. Para mayor seguridad, prefiera acceder sólo a sitios web que posean acceso seguro “https” o que muestren un pequeño candado en la barra del navegador.
  10. Comprar en tiendas online: El comercio electrónico es una opción cómoda y eficaz, a condición de que nos garanticemos la seguridad en las compras online. Estas pueden ser verdaderos anzuelos de datos:  introduces tu tarjeta de crédito y puedes perder el dinero. Lo mejor es evitar las tiendas online sospechosas o que no conozcamos, y recurrir sólo a tiendas certificadas, fiables y con reputación acreditada. Una buena práctica es fijarse en el certificado SSL de una web. Un certificado SSL (Secure Socket Layer) sirve para ofrecer seguridad al visitante de su página web, una forma de decirles a los clientes que el sitio es auténtico y fiable para ingresar datos personales.

 

Este artículo fue escrito por Angélica Nadjejda Isadora Mendoza Salazar.

Fuentes: