Cultura digital en campus party

¿Realmente hay una cultura digital en México? ¿Qué hace falta? Estos son algunos cuestionamientos que se hicieron especialistas en el foro organizado por Telefónica

Especialistas, bloggers y representantes de organizaciones digitales participaron en la mesa de análisis

México, Distrito Federal, a 22 de julio de 2011- Especialistas en Internet, bloggers y representantes de organizaciones digitales discutieron hoy sobre si existe o no una cultura en México y los retos que tiene el país en este rubro durante el “Foro Telefónica de Cultura Digital”, en el marco de Campus Party powered by Movistar.

Dicha mesa estuvo encabezada por Francisco Gil Díaz, Presidente Ejecutivo de Telefónica para México y Centroamérica, con la presencia de Eva Sander, blogger y experta en diseño de medio y servicios editoriales; Melva Sangri, Directora General de Mam@ Digital; Martín Aceves, Director General de Media Agency; Erik Huesca, de Fundación para el Conocimiento y Cultura Digital y quien técnicamente trajo Internet a México; Fernando Luege, Fundador de Ondore; Julio Alonso, MBA por el Rotterdam School of Management de Holanda y Director General de Webloggs y Erik Ríos, Gerente de Marketing y Servicios de Valor Agregado de Movistar.

En México, algunas estadísticas, como la del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), revelan que en el país existen 30.6 millones de usuarios, de los cuales 55 por ciento son hombres y 44 por ciento mujeres, en donde 56 por ciento se conecta en sus hogares, 28 por ciento en lugares públicos, 20 por ciento en sus lugares de trabajo, 9 por ciento en centros de estudio, 6 por ciento en casas de amigos y el 1 por ciento restante en otros sitios.

Ante este escenario, Francisco Gil Díaz dijo que hay varios aspectos interesantes que se manifiestan en el mercado relacionados con la cultura digital, por ejemplo, señaló, “en los teléfonos inteligentes, que son todavía un porcentaje relativamente pequeño del total de los teléfonos y que tienen capacidad de bajar imágenes, video y una cantidad impresionante de aplicaciones, apenas se utiliza un tercio de esa funcionalidad y dos tercios únicamente para hacer llamadas. Eso nos dice que la gente:

o no sabe o no tiene la cultura para aprovechar esos equipos, están pagando mucho por el teléfono que no usan”.

Gil Díaz explicó que otro elemento simbólico de la cultura digital de nuestro país es el contraste que hay entre la juventud y las personas de edad, lo cual se refleja en las escuelas en donde los niños ya tienen una cantidad de elementos y conocimientos más rica que sus maestros. “En Telefónica estamos tratando de atacar ese aspecto en varias vertientes: una es a través del Consejo Nacional de Fomento Educativo en donde tenemos 18 mil maestros de educación básica que estamos entrenando a través del programa gratuito Educared; otro es de Proniño, en donde estamos dotando a algunas escuelas de elementos informáticos y capacitando a maestros e incluso a niños para que los sepan utilizar”.

Durante el debate, Eva Sander reconoció que sí hay una cultura pero no ha permeado al 100 por ciento en la población por lo que, añadió: “Hace falta voluntad política y voluntad cívica”. Internet da empoderamiento, indicó. “Ahora los llamados grupos vulnerables están dejando de serlo gracias al Internet. Ahora puedes tener tu programa de radio, tu programa de TV o hasta tu periódico”.

Por su parte, Melva Sangri dijo que en México hace falta una cultura digital responsable. “Estamos en el momento en que todos podemos sumar. Hay que irnos a la especialización en la demanda y ver qué es importante para cada uno de los sectores”.

Erik Huesca, reconocida y calificada voz en el tema, explicó que no se puede hablar de la cultura digital como una sola, sino que hay varias culturas digitales, sobre todo si se toma en cuenta que nuestro país es multicultural. “Hay que ver cuáles de esas culturas se están apoyando. Tenemos que estar claros que un cambio cultural implica un cambio de relación social… y eso es lo que viene”, puntualizó.

Erik Ríos subrayó que los servicios son los que empujan el crecimiento de Internet. Hay que segmentar y trabajar con las comunidades en su cultura digital. Se necesitan emprendedores. Internet es de todos y para todos. La red somos todos y esa es parte de la cultura digital

El fundador de Ondore y uno de los ganadores de Wayra por su proyecto “Retawi”, Fernando Luege dijo: “yo veo a la cultura como un todo y yo creo que el reto está en lograr lo que otros países han logrado: integrar todos los recursos electrónicos, digitales, de conectividad y comunicación a la cultura diaria. El problema es que llevamos 10 años discutiendo cómo nos vamos a interconectar”.

En su momento, Martín Aceves señaló que tiene que haber un equilibrio en las políticas públicas que estimulen la competencia para pensar en un crecimiento a mediano y largo plazos. “El gran detonador será el móvil. Necesitamos que se democratice el uso de Internet en el país”, aseguró.

Para Julio Alonso es necesario darles motivos a las personas para conectarse y que sientan que Internet puede facilitarles la vida. “Estamos pasando de un modelo jerárquico a un modelo de organización en red. La comunicación ya no sólo es vertical sino también horizontal”, reconoció.

Finalmente, Francisco Gil Díaz reconoció que en México “tenemos enormes lagunas en la cultura digital y por lo tanto un campo muy fértil que aprovechar. Hay una relación importante entre mejoras en la productividad de un país y el aprovechamiento del Internet”.

En la tercera edición de Campus Party powered by Movistar, los campuseros disfrutan de más de 500 horas de actividades entre seminarios, talleres, pláticas, conferencias, presentaciones estelares, exposiciones especiales en el Chillout Movistar y mesas redondas en torno a distintas áreas de contenido: Innovación, Ciencia, Cultura Digital y Ocio Digital.

Gracias a la tecnología de punta de Telefónica y a los más de 10 km. de fibra óptica especialmente desplegados para esta feria tecnológica, todos los asistentes a Campus Party powered by Movistar, gozan de acceso a Internet de alta velocidad -11 GB de capacidad total para 4 mil puntos de acceso-, magnitud equivalente a transportar más de 20 millones de Tweets sincrónicos o bien realizar más de medio millón de llamadas celulares simultáneas.