¿Dónde estás en éste mundo digital?

Por Melva Sangri

m4m@digit4L58i

¿On toy?,  ¿On tash?, ¿On tamos?  Es innegable que el mundo y la forma de vivir han cambiado,  hemos pasado de un mundo análogo a un mundo digital; algo así como de un teléfono de disco a un teléfono celular, de esos que trabajan solo tocando la pantalla. El punto aquí no es cuanto sabes a éste respecto o que tanto entiendes y usas de estas herramientas digitales, el verdadero punto, es cuál es tu actitud y disposición de cara a este mundo digital.

¿Cómo es tu relación con la tecnología digital?

¿Te asusta, la ignoras, la rechazas, la retas, la compartes?,  o simplemente actúas como el niño pequeño que juega a las escondidillas y en lugar de buscar un lugar donde esconderse, se tapa los ojos con sus manitas y grita “¿on toy?”.

El hecho que te tapes los ojos no te esconde, cerrar los ojos es solo fugarte de una realidad digital que existe.

Así como es indispensable saber en qué lugar físico, emocional, profesional o económico, nos encontramos, es importante preguntarnos de vez en cuando, donde estamos digitalmente, eso nos ayuda a observar de qué manera se transforma nuestra visión y comprensión del mundo.

Les cuento que una mañana, como cada mañana, entré a mi oficina cargada de mil cosas; mi pesada y grande bolsa grande, revuelta y llena de cosas que nunca uso, mi computadora, mi vaso con café y ese día con un paquete extra “mi nueva Tablet”, finalmente me había comprado una.

Venía tan absorta en mis asuntos, que no me percaté que estaba mi mamá sentada en mi oficina.

―Ma… ¡que milagro!

―¿A qué se debe el honor?

―Vine a verte porque va a ser el cumpleaños de tu papá y no sé que regalarle, así que quiero que por favor me des ideas.

―¿Qué es lo que traes en esa caja? ―Preguntó mi mamá

―Es mi nueva tablet

―Tu nueva ta… que?

―¡Tablet mamá, tablet!. Es una computadora con forma de tabla, sin teclado y con una gran pantalla sensible al tacto.

―Ayer la estrené en casa, le instalé varios programas, mira éste…

Entré a una aplicación de reconocimiento de voz muy fácil de usar, la cual te permite hablar y al instante transcribe tu voz en texto; de hecho,  es hasta cinco veces más rápido que escribir en el teclado. Con ésta aplicación también puedes dictar las actualizaciones de estado directamente a tu redes sociales como Facebook y Twitter o enviar notas a ti mismo…. ¡todo con la voz!

―Finalmente mamita, podré conducir y trabajar al mismo tiempo. Dejaré de escribir y empezaré a hablar.

―Mira: Todo lo que acabo de decirte, está aquí escrito; ¿lo ves? hablas y las palabras habladas se convierten en palabras escritas.

Volteé a ver a mi mamá pensando encontrar una expresión de sorpresa en su cara y la sorpresa me la llevé yo; ¡mi madre estaba llorando! Si, llorando…

―¡Ay Dios? Que dije ―pensé

―¡No puede ser! ¡Donde estoy! ―Dijo llevándose una mano a la cabeza― ¡De que me estoy perdiendo…! Cómo avanza la vida y yo; ¡haciéndome vieja y quedando obsoleta!

Sus palabras taladraron mi razón.  Mirándome a los ojos y después de un sollozo dijo: ―¡Quiero aprender!

―¿Hablas en serio? ―pregunté

―Claro. ¡QUIERO ENTRAR EL MUNDO DIGITAL!

En ese momento, por primera vez pude estar en el mundo de una mamá que no estaba usando y disfrutando de los beneficios del mundo digital. Me di cuenta que ella captó de lo que se estaba perdiendo, de lo importante que era para ella pertenecer a éste nuevo y cambiante mundo y de que se había atrevido a decir: ¡Quiero aprender!

―Nunca me imaginé lo que hoy la tecnología puede hacer por nosotros ―dijo entre sollozos

Me he dado cuenta, que en éste laberinto de tecnología digital, hay varios lugares:

  • Los que NO estamos en Internet y no nos interesa estar porque no vemos ningún beneficio como resultado de su uso,
  • Los egoístas que solo somos usuarios y que no nos importa si otros son o no son,
  • Los que están batallando por entrar,
  • Los que no saben que hay un mundo digital,

¿Dóndes estas tú en éste mundo digital?, ¿Cuál es tu actitud frente a esta realidad digital? 

Busquedas recientes:

libro mama digital