“Hoy el Internet tiene ojos”

ojos

Por. Trixia Valle

La mayoría hemos sentido la tentación de gritar y decir cosas horribles en un ataque de enojo, no obstante, al pasar unos minutos y recuperar la calma, elegimos no ofender y dejar que todo se enfríe. Sin embargo, con la aparición de los chats instantáneos y redes sociales, el control es algo que no siempre se presenta y resulta muy sencillo -en el furor del enojo- mandar todo tipo de insultos y palabras ofensivas a la persona que nos hizo enojar. Digamos que antes tenías más tiempo para pensar tus palabras y ahora en un arranque se puede decir cualquier cosa.

Para las nuevas generaciones, quienes han vivido los cambios vertiginosos de la tecnología y han crecido con ella, el medio digital ha bajado su capacidad de empatía, esa capacidad de pensar en la otra persona antes de ofender y llegan a apelar argumentos como: “es la verdad”, “es mi opinión y respétala” para agredir a otros con una sarta de vulgaridades y palabras denigrantes.

La tecnología no es buena ni mala, es el uso que se le da lo que la hace buena o mala y todo depende del fin para el que se utilice. Se cree fácil ofender, ya que se piensa equivocadamente, que no hay autoridad que descubra o alcance a los agresores en el ciber mundo y por ello, algunos piensan que está bien hacer lo que sea y decir lo que les venga en gana. Al final… ¿quién lo va a saber?

Pero no te confíes…

Actualmente dar con la dirección IP de una persona es más sencillo de lo que parece.

La policía cibernética, quien es parte de la policía científica, es excelente, ultra profesional y cuenta con los equipos más sofisticados para dar con los agresores de redes sociales, creadores de pornografía infantil y causantes de fraudes.

Se le han invertido millones, dado que estamos en los primeros cinco lugares del mundo en fraudes cibernéticos y somos el primer lugar en pornografía infantil. Creo que para todos es claro ¡que esto debe terminar! Los mexicanos no debemos seguir distinguiéndonos ante el mundo como groseros, tramposos y pervertidos, nosotros somos mucho más que eso y así debemos denunciar al 088 todo lo que veamos malo en Internet, por mínimo que parezca.

Denunciar sí funciona, como ejemplo en Fundación en Movimiento, hemos bajado decenas de páginas de quemones, otras de menores de edad exhibiéndose sexualmente y seguiremos en la promoción de las buenas conductas en redes sociales.

Así que para convencer de portarse bien a los más incrédulos y más cínicos, les comento lo siguiente:

1. El delito cibernético se castiga hasta con 10 años de cárcel.

2. La policía cibernética tarda 2 días en dar con tu IP y a partir de ahí se puede girar orden de aprensión.

3. La pornografía infantil se persigue de oficio, es decir, si tienes en tu computadora este tipo de imágenes y alguien lo descubre, no hace falta que te denuncien, con presentar la evidencia eres un delincuente.

4. Miles de personas han perdido su empleo por ver pornografía en el trabajo, las empresas monitorean las páginas que ves.

5. Facebook es el recurso humano de los recursos humanos, es decir, para contratarte actualmente muchas empresas compran a Facebook tu perfil completo, sin editar, y contratan a un analista de personalidad que se basa en tu historial para determinar si eres o no una persona de bien. De esta manera, puedes perder la “gran oportunidad de tu vida” por haber hecho mal uso de Facebook… Subir pornografía, violencia, odio o drogas, cuenta para bajar tus puntos; insultar también cuenta; si te han bloqueado y denunciado también cuenta…

Y todo cuenta… TODO cuenta… Así que no te confíes y advierte a tus hijos, sobrinos o alumnos sobre estos peligros, ya que hoy ya no es invisible tu conducta digital, hoy hay más gente de la que te imaginas que sabes cómo eres, actúas y que en base a ello te puede descalificar. No te confíes… Hoy el Internet tiene ojos.

Hoy ya no es invisible tu conducta digital, hay más gente de la que te imaginas que sabes cómo eres, actúas. Hoy el Internet tiene ojos.