“¿Qué harías si te reencontraras con tu bully?”

Hola a todos nuestros lectores como siempre es un gusto poder informarles a través de este blog sobre temas de importancia para todos en especial a las madres de familia; como se han dado cuenta hemos estado hablando sobre este tema tan grave que es el Bullying desde diferentes puntos de vista.

¿Qué pasa cuando alguien es victima de Bullying durante su niñez? Ahora es un adulto que ya “supero” el problema y de pronto se encuentra con su bully (acosador) ¿Tú qué harías? aquí te dejamos un excelente articulo sobre el tema escrito por una gran colaboradora de Mamá Digital IAP .

 “¿Qué harías si te reencontraras con tu bully?”

Por: Trixia Valle

mean girls bullying

¿Qué pasaría en ti, si una vez pasados los años, tuvieras la oportunidad de tener de nuevo frente a frente, a la persona que se burló de ti y de tus sueños, que destruyó tus recreos y tus tardes de tarea, al pensar en el reencuentro del día siguiente? ¿Qué pasaría si esa persona regresara a tu vida? Esa persona antagónica en tu haber, pero con un recuerdo imborrable, siempre será parte de tu historia, así que ¿qué harías? ¿qué dirías? ¿llorarías? ¿reclamarías? ¿le pegarías?…

Pues hoy te quiero contar lo que yo hice… Hace muchos años durante toda la primaria coexistí en el mismo salón con una niña que se encargó de destrozarme la vida, la autoestima y los sueños, durante 6 años, teniendo como cómplices a más de 50 niños de la misma generación… Un día no pude más y decidí irme… Decidí poner un alto a mi situación y dejar de ser cómplice de mi victimario al no tomar acción contra esto, que me mataba día a día. Recuerdo ese día como uno de mis grandes triunfos en la vida; fue durante el recreo, que como ya era costumbre, “mi bully” juntó a más de 30 alumnos para gritarme a coro y sin parar “no llores”… Esas palabras como veneno en mis oídos y que tantas veces me hicieron llorar desconsoladamente, en ese momento fueron mi fuerza, mi motor y no sé de donde saque ímpetus para gritar: ¡BASTA, cállate ya! Y fue ese mismo día que a la hora de la comida exigí a mis padres que me cambiaran de escuela y me negué a volver jamás.

Ese día marcó mi vida para siempre. Me volví otra, cambié, evolucioné, me transformé, volé y renací… Sin embargo, años después, el dolor en algún lugar de mi corazón no paraba… no tenía fin… así que me arme de valor, como aquél día, y le escribí por facebook a mi bully, a mi agresora, a mi verdugo, a mi roba sueños, a mi provocadora ex compañera de escuela. Temblando, puse algunas frases diciéndole el daño que me había hecho y lo mucho que su conducta había lastimado mi alma. Unos segundos después, mágicamente, obtuve respuesta. Esa respuesta que esperé por años, al fin llegaba. Después de leerla, cuál puñal en el corazón, el dolor se agudizó… me decía que ojalá superara mis problemas porque odiar enferma y que eso fue hace mucho y ni al caso mi reclamo. Chile con limón, con vino tinto, con aguarrás y thiner en mi herida me dieron sus palabras. ¡Cómo lloré! ¡Me volvió a matar! Con ese dolor escribí mi respuesta alegando que me quedaba claro que nada había cambiado en ella desde entonces. La respuesta que recibí fue todavía más sorprendente cuando me dijo: “cómo te atreves a juzgarme… no sabes nada de mi vida y también he pasado por cosas…”. Sin embargo, esta respuesta fue más suave, más humana y así decidí responder de igual manera. Los mensajes siguieron, hasta llegar a encontrarme con la palabra PERDÓNAME. Esa palabra que de su boca representaba oro para mí, por fin llegaba como un bálsamo para callar mi dolor.

Un mes después, nos vimos, nos reconocimos, hablamos, lloramos, perdonamos y sanamos muchas heridas. Un año después, decidimos contar nuestra historia de dolor, perdón y aprendizaje que nos han hecho ser quienes somos.

Imagen: http://1.bp.blogspot.com/-H-Mvpk5P-3w/TtfCWlw3XMI/AAAAAAAAAZw/AV8kGLA7KLs/s1600/mean+girls+bullying.jpg

Busquedas recientes:

bullyng