¿Sientes empatía?

Por: Josiane Fernandes

Cada uno de nosotros vive en su propia versión de la realidad. Una realidad que es definida por nuestros sentidos, nuestras emociones, y por nuestras experiencias. Esa es la realidad que tomamos como cierta; sin embargo, es crucial para nuestro desarrollo personal, para nuestras relaciones y para la sociedad en la que vivimos, que hagamos un esfuerzo para experimentar también la realidad en la que viven otras personas que nos rodean.

Eso lo hacemos a través de la empatía.

La empatía es el acto de intentar comprender la perspectiva de otra persona, sus emociones y sus realidades. Usted no se relaciona con otros, sino que se relaciona con usted mismo a través de ellos. El otro es la llave para la comprensión, el despertar. Somos animales sociales y nuestra habilidad de comunicar y entender los estados emocionales entre nosotros es la pieza clave para mantener nuestras relaciones.

Por lo tanto, no es una sorpresa que la habilidad de demostrar empatía esté conectada directamente a nuestro cerebro. El área que se encarga de ese proceso es el giro supramarginal derecho, que ayuda a distinguir nuestras propias emociones de las emociones ajenas y tiene un papel fundamental en nuestra habilidad de observar y evaluar lo que otras personas están sintiendo.

Estudios realizados por la revista científica Neuron sugiere que tenemos sistemas de neuronas dispersas en el cerebro que hacen que imitemos la acción del otro. Es por eso que cuando vemos a alguien bostezar, frecuentemente bostezamos enseguida. Y cuando observamos a alguien sintiendo alegría o dolor, también sentimos la misma sensación hasta cierto punto. Pero esas reacciones son motivadas por reflejos involuntarios que nos hacen ser verdaderamente empáticos. Si piensa más allá de sí mismo y de sus preocupaciones, usted puede desarrollar esa empatía a través de acciones simples.

Observe a los demás.

Pasamos la mayor parte del tiempo preocupándonos sobre nosotros mismos, presos de nuestra rutina y de las distracciones digitales. No obstante, tomarse un tiempo para observar a quienes están a su alrededor es el primer paso para desarrollar empatía. Observe e imagine, intente enfocarse en el bienestar de las otras personas en lugar de etiquetarlas. Pregúntese a usted mismo: “¿Cómo va su día?”, “¿Cómo se sienten?”. Intente procurar genuinamente el bienestar de ellas. La curiosidad sobre el otro es un buen inicio para expandir su empatía.

Escuche activamente.

Durante una conversación, especialmente las más acaloradas, la mayoría de las personas formula sus respuestas antes de que la otra persona termine de hablar. Esa forma de comunicación es más un combate verbal que un intercambio de ideas u opiniones. Evite ese reflejo disminuyendo su ritmo en lugar de apresurarse a responder. Tome un tiempo para considerar las palabras de la otra persona; haga preguntas para intentar entender mejor su posición.

Trate de comprender el estado emocional y los motivos más profundos detrás de sus afirmaciones. ¿Qué experiencias de su vida la habrán llevado hasta esa visión del mundo? Recuerde que usted no necesita tener la misma opinión para entender, y escuchar le ayudará a expandir su propia opinión.

Ábrase.

Aprender sobre las experiencias ajenas es importante para mirar el mundo a través de los ojos de los otros. Asimismo es importante abrirse sobre sus propios sentimientos y experiencias. La empatía es algo recíproco que, en su auge, es construida a través del entendimiento mutuo por la combinación entre develar los motivos detrás de la posición de alguien, y expresar sus propias preocupaciones ocultas. Con frecuencia descubrimos que existe una convergencia entre nosotros aquellos con creencias diferentes a las nuestras.

Mantenga la mente abierta.

La empatía nos ayuda a combatir los perjuicios, encontrar concordancias y expandir nuestro universo moral. En su ausencia somos susceptibles a etiquetar personas que no forman parte de nuestro círculo como “el otro”, “el problema”, e incluso “el enemigo”. Tales etiquetas crean una frontera que nos impide avanzar y crecer. Eso nos impide percibir que la experiencia del ser humano es una experiencia compartida. Nosotros tenemos más en común de lo que pensamos, y sólo estamos viendo pequeñas variaciones de la misma realidad.

Este preciso momento es perfecto para despertar, aunque a veces no nos sintamos listos. ábrase para recibir la ayuda de los otros, pues no tiene ni necesita hacer todo solo. Juntos somos mucho más fuertes, y cuando trabajamos juntos, podemos mover montañas. Este es un tiempo de nuevos comienzos y oportunidades interesantes.

¿Quieres aprender a mejorar tus relaciones? Aprende a controlar tu emociones y usarlas para crear empatía con las personas, así comunicarte de manera más efectiva en “La Magia de Comunicar en Público” 

¡Inscríbete ya!

Consulta el temario: https://goo.gl/m3jZw4

Fecha: 22 de Julio de 2017
Duración: 8 horas
Horario: 9:00 am a 6:00 pm
Lugar: Viveros de la Cascada no. 87, local 12, Col. Viveros de la Loma, Tlalnepantla, Estado de México
Teléfono: 53613979
Cuota de recuperación: $800.00