Un nuevo tipo de violencia

Por Melva Sangri

El incrementos de actos violentos en nuestra sociedad están llegando a superarnos, es impresionante la cantidad de violencia a la que  están expuestos nuestros hijos, no solo a gritos y golpes; ¡También ignorarlos es violencia! y lo peor es que es por sus propios padres.

¿Sabes las consecuencias que tiene en la salud mental y autoestima de tus hijos ser ignorados?

Como sabes violencia es  el tipo de interacción entre sujetos que se manifiesta en aquellas conductas o situaciones que de manera deliberada, aprendida o imitada, provocan o amenazan con hacer daño grave ya sea físico, sexual o psicológico, a uno o muchos individuos.

phubbing

 

¿Qué es el phubbing?

“Phubbing” es un termino en ingles formado por las palabras phone y snubbing, que consiste en el acto de menospreciar a quien nos acompaña al prestar mas atención al teléfono móvil u otros aparatos electrónicos que a su persona.

Las cifras son alarmantes ya que el 90% de los adolescentes prefieren el contacto vía texto, que cara a cara y que los restaurantes experimentan 36 caso de “phubbing” en cada cena familiar , las estadísticas advierten, que este fenómeno puede acabar reduciendo las relaciones sociales al intercambio de mensajes virtuales.

Phubbing familiar

En la actualidad las herramientas electrónicas se han vuelto indispensable en nuestras vidas, casi al punto de hacer todo con ellas, aun que la tecnología no ha acercado a lugares lejanos, también nos ha alejado de nuestros seres queridos, sobre todo de nuestros hijos.3-1

¿Cuándo fue la última vez que jugaste o platicaste con tu hijo sin el celular o la computadora en las manos?

Hoy en día es muy común entrar a un restaurante y ver una cena familiar donde todos están viendo el celular o los niños con las tabletas electrónicas y los padres viendo el celular ¿en que momento se perdió la interacción y la convivencia familiar?

 

En muchos casos estamos tan ocupados en nuestros teléfonos celulares u otros aparatos electrónicos que dejamos de prestar atención a nuestros hijos. Los efectos de ignorar a nuestros hijos tiene consecuencias fatales en la estima de los niños o adolescentes.

 

Como padres, perdemos noción de gran parte de la vida de nuestros hijos, no somos consientes de lo que hacen o dejan de hacer, esto origina problemas familiares y  abre la puerta a problemas mas graves como adicciones.

 

Al ignorar a nuestros hijos por estar en el teléfono celular, pierdes un interacción muy importante con los niños, aun mas importante cuando son pequeños ya que pierden la capacidad de tener confianza en si mismos.

phubbing%20%281%29 ¿Este es el ejemplo que queremos darle a nuestros hijos?

 

 

¿Por qué decirle NO al phubbing?

 

Actualmente es difícil desconectarse de los dispositivos electrónicos, debido a los grandes beneficios que nos proporcionan, pero podemos darle un uso razonable, usarlo solo cuando sea estrictamente necesario y así pasar mas tiempo con nuestros hijos y vivir nuestras vidas.

 

 

  • En los últimos años se ha detectado un preocupante ascenso de las lesiones en niños, y muchos médicos consideran que este aumento está directamente relacionado con el creciente uso de dispositivos móviles por parte de los padres. Los dispositivos móviles son enemigos del ángel de la guarda, porque a veces no podemos hacer dos cosas a la vez.
  • Si lo ven, lo harán: no hay nada más potente para los hijos que el ejemplo de los padres. Por tanto, si no quieres que en pocos años tu hijo sea también un adicto al móvil, desengánchate ahora.

Se merecen tu tiempo: el tiempo junto a nuestros hijos vale oro, no lo desperdicies mirando una pantalla.

 

5 consejos para dejar atrás el phubbing

 

  • Deja el teléfono en casa cuando salgas con tus hijos. Empieza por lapsos cortos y ve alargando el tiempo. Es una adicción, así que paso a paso.
  • No respondas llamadas ni mensajes que pueden esperar. No hace falta contestar el teléfono enseguida. Aprender a distinguir lo que es verdaderamente urgente de lo que no lo es.
  • Silencio. Si no te atreves a dejarlo en casa, puedes comenzar por ponerlo en silencio para evitar caer en la tentación de revisarlo cada vez que suene una notificación.
  • Ponte horarios. Estipula horarios en los que tus hijos no estén contigo para utilizar el móvil. Por ejemplo, cuando estén en el colegio o por la noche después de acostarlos.
  • No lleves el teléfono contigo. Si lo llevas en el bolsillo no aguantarás la tentación de mirarlo a cada rato, así que cuando estés en casa con los niños deja el teléfono en la entrada, en la cocina o en la mesa de noche.